Enfermería del trabajo: estudio sobre el ruido en el ámbito laboral

La exposición prolongada a elevados niveles de ruido continuo causa lesiones auditivas progresivas que pueden llegar a la sordera. La percepción del riesgo de pérdida de la audición y de la protección auditiva es un factor psicosocial de gran importancia en nuestra sociedad actual. En este estudio se intenta determinar si en empresas con exposición a ruido y donde se aplican las medidas preventivas que marca el RD 286/2006, los trabajadores expuestos han sufrido pérdida auditiva.

El ruido es probablemente uno de los riesgos laborales más extendidos y menos considerados. Se calcula que un 30% de la población trabajadora está expuesta a ruidos que superan los 85 db(A). Tras 35 años de exposición a 85 dB(A), un 9% al menos de trabajadores o trabajadoras presentará sordera profesional, mientras que para una exposición a 90 dB(A) en el mismo período de exposición aumenta al 20%. Por tanto, el límite legal establecido por el RD 1316/1989 no garantizó la salud de los trabajadores, (RD 286/2006, de 10 de marzo) (Carrera Modrego, 2006; Instituto Sindical de Trabajo, Ambiente y Salud, 2007). Además de provocar pérdida de audición, el ruido dificulta la comunicación, aumenta la probabilidad de errores y con ello la probabilidad de accidentes, genera estrés y puede contribuir a la aparición de problemas circulatorios, digestivos y nerviosos.

Se calcula que un 20% de la población española, más de 9 millones de personas, conviven con niveles de ruido que sobrepasan los niveles considerados adecuados para la salud humana. Y casi 20 millones podrían estar sometidos a índices menores, pero que también pueden causar molestias en nuestra salud si estamos expuestos durante largos períodos de tiempo (De la Osa, 2015).

(…)

La autora