“SWIRL”, metodología para el diseño y desarrollo de aplicaciones web

El desarrollo de aplicaciones web es un ámbito el cual ha incrementado en los últimos años, la necesidad de las empresas por incrementar ventas, gestionar de manera ordenadas los registros, y sobre todo superar la competitividad del mercado, ha ocasionado que migren de los sistemas de información tradicionales, como son las aplicaciones de escritorio, a sistemas de información basadas en la web, empleando comúnmente páginas o aplicaciones web. Al momento de implementar una aplicación web, el programador o equipo de desarrollo suele tener ciertas dudas, ¿cómo diseño la página web?, ¿el proceso que estoy realizando, generará una aplicación de calidad?, ¿la aplicación realizada cumplirá las expectativas del cliente?, ¿cuántos es el tiempo de desarrollo y costo adecuado para esta aplicación? Varias de estas interrogantes son comunes en equipos con y sin experiencia.
Para lograr resolver algunas de las interrogantes los jefes de proyecto hacen uso de metodologías de desarrollo, las cuales deben abarcar desde las etapas de análisis hasta la etapa de cierre del proceso de desarrollo de un software.
Antes de comenzar a leer las fases que posee la metodología SWIRL, es fundamental tener un concepto nítido sobre la definición de metodologías de desarrollo web, la cual “es un proceso de desarrollo estandarizado que define un conjunto de actividades, métodos, recomendaciones, valoraciones y herramientas automatizadas que los desarrolladores y directores deben seguir para desarrollar y mejorar de forma continua los sistemas de información” (Alarcón, 2006, p. 44). Es decir, una metodología no es más que el conjunto de métodos y técnicas para lograr un buen desarrollo y obtener el producto deseado.
El uso de metodologías durante el desarrollo de un proyecto de software se ha implementado desde varios años atrás, empezando con las metodologías tradicionales y con el tiempo evolucionando hacia las metodologías híbridas. Con el pasar de los años, las metodologías tradicionales quedaron obsoletas, debido a que no consideraban todos los aspectos del software que podían llegar a perjudicar al desarrollo normal del proyecto. Posteriormente, con la aparición de las metodologías ágiles, se dio más inclusión al usuario, brindando la facilidad de integrar cambios repentinos al software (Domínguez-Mayo, Escalona, Mejías, Ross, y Staples, 2012). Finalmente, debido al incremento en el uso y desarrollo de páginas web, se crearon las metodologías híbridas, las cuales son la mezcla de diversas técnicas y metodologías, para lograr un proceso idóneo y mejorado.

(…)

Los autores